Revista de actualidad, cultura y pensamiento

Category archive

Cataluña

Al pan, pan, y al separatismo, separatismo

en Cataluña/Periodismo por
Tiempo de lectura: 2 minutos

Al pan, pan, y al vino, vino” es un refrán español que aconseja hablar sin rodeos y llamando a cada cosa por su nombre. Creo que debe aplicarle al fenómeno político que tiene como escenario Cataluña.

Dentro de la serie de errores que se han producido y se producen en el caso catalán, uno de ellos ha sido el de no utilizar correctamente los términos. Y en este caso, los partidarios de la separación han ganado la partida y han conseguido que casi todos los periodistas y medios de comunicación usen las expresiones “independencia”, “independentismo”, etcétera. Sigue leyendo

Cataluña y España: regreso al tú y el yo

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Hay ocasiones en que la verdad llama a la puerta. Abrimos airados y replicamos: “¡Largo de aquí! Estoy buscando la verdad”. Esta reflexión aparece en ‘El zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta’ de Robert Pirsing. Un libro extremadamente popular en los 70.

La verdad lleva años llamando a la puerta del Gobierno central, pero este ha preferido darle con el picaporte en las narices. Esa verdad es un nacionalismo catalán que año tras año ha crecido de manera rampante. ¿A cambio de qué? De unos votos para esto, de un apoyo para aquello.

Es obvio que esa verdad no era ajena a PP ni PSOE, pero han preferido mirar hacia otro lado y sosegar a la bestia a base de pienso, hasta que sus mandíbulas han crecido tanto que está a punto de morder a su dueño. Ahora mismo, el Estado español afronta un reto mayúsculo. Está en juego la Constitución, el Estado de Derecho y la marca España, a la que tanto daño está haciendo el separatismo catalán.

Y es que, tanto si el procés fracasa, como si no, el daño ya está hecho. La división que se ha provocado en la sociedad catalana en los últimos años va a ser muy difícil de reparar. Los políticos han encendido las calles y avivado a grupos como Arran, antieuropeístas, antiespañoles y, en general, anti todo aquel que opine distinto a ellos.

Sin duda, la dialéctica que está promoviendo la comunicación separatista es muy peligrosa para la imagen española de cara al exterior. Se resume en que el Gobierno y la legalidad son aparatos totalitarios mientras que los independentistas son absolutos demócratas, aunque hagan caso omiso a la mayoría de la población catalana que no les votó.

Ya hay importantes líderes de opinión como Julian Assange -y su mítico Pancho Sánchez- que se han tragado este discurso. El sueco llegó a ilustrar en Twitter lo que está sucediendo en Cataluña con la foto del hombre que plantó cara a los tanques chinos en Tiananmen, con lo que se ganó un zarpazo -merecido en mi opinión- de Pérez Reverte.

A diario, ríos de odio corren por las venas de Twitter, donde se respira un aire bélico y los incendios han dejado de ser novedad.  Lo peor, es que esta red social refleja en buena medida la crispación ciudadana.  Es probable que ya sea tarde para la didáctica y el diálogo. Los sucesivos Gobiernos han perdido estos años la oportunidad de educar en la unión, en los beneficios de formar parte de un Estado tan diverso, en la riqueza del pluralismo.

Es necesario cambiar la dialéctica de ‘ellos contra nosotros’, y regresar al básico ‘tú y yo’, al pensamiento dialógico. Cambiar las trincheras por un lugar de encuentro, no sólo entre políticos y entre Gobierno y Generalitat, sino dentro la propia sociedad. Repito, probablemente es ya demasiado tarde, pero si algo puede apaciguar a los ciudadanos tanto si hay secesión como si no, es el soft power, el poder del convencimiento mediante la atracción.

No es que la política de comunicación gubernamental enfocada a la unidad nacional haya sido mala, es que ha sido inexistente. Ha faltado reivindicar lo que nos une. Quizá sea el momento de proyectar por las televisiones públicas la excelente película de Michael Powell y Emeric PressburgerVida y muerte del coronel Blimp’ (1943).


Esta obra maestra, además de un alegato sobre la amistad, lanza un mensaje muy necesario hoy en día en nuestro país. El protagonista, el soldado británico Clive Wynne-Candy se ha de batir en duelo de espadas con el soldado alemán Theo Kretschmar-Schuldorff a causa de una crisis diplomática provocada por el inglés en tierras prusianas. Tras el duelo, ambos coinciden en el hospital, uno con puntos en la frente y otro en el labio. No importa que se hayan batido en duelo, ni tampoco que Theo sólo sepa decir ‘very much’ en inglés, pasan los días jugando a las cartas y se forja una sólida amistad que no se romperá ni cuando en el futuro se enfrenten en bandos contrarios en la Primera Guerra Mundial.

Volver al tu y el yo es eso. Es reconocer nuestras diferentes ideologías, creencias e incluso bandos, sin olvidar esos lazos que nos unen irremediablemente y que nos pueden llevar a encontrar puntos en común. Todos necesitamos alguien con quien jugar a las cartas en el hospital.

Por qué el procés en Cataluña no es democrático

en Cataluña/Cultura política por
Tiempo de lectura: 6 minutos

Los sucesos de los últimos días en Cataluña tienen el aroma de un destino trágico. La persistencia de mis paisanos en avanzar hacia el abismo –creo sinceramente que lo es– nos deja al resto de catalanes con la sospecha de que algún dios se ha conjurado contra nosotros y de que la caída en las garras de las más ocultas fuerzas de la historia fue anunciada mucho antes de que empezara la obra, antes de que se pudiera hacer nada para evitarlo.

Acentúa su carácter trágico la dificultad para encontrar en todo ello culpables en el sentido más grave del término. No dudo ni por un momento de que, salvando un puñado de actores interesados a quienes sí es atribuible responsabilidad grave, la inmensa mayoría de quienes abogan por la ruptura con España a costa de la ruptura de la ley –entre ellos amigos y personas cercanas a mí– lo hacen en nombre del bien y de la democracia, sin saber que las fuerzas que están dispuestos a liberar no traerán ni lo uno ni lo otro. Sigue leyendo

Los dos círculos de la democracia

en Cataluña/Cultura política/Pensamiento por
Tiempo de lectura: 5 minutos

Perdonen que uno vuelva al manido tema catalán, pero si una virtud tiene tal turbamulta es permitirnos pensar qué es y qué no es una democracia, explorar y llegar a comprender mejor nuestro sistema político y, quizá lo más importante, sus límites. Aquel punto más allá del cual nos precipitamos al vacío.

El manido tema catalán me ha llevado a percibir que nuestras democracias representativas giran en torno a dos círculos. Uno sería lo que cabe denominar el círculo liberal. Este estaría vinculado con el imperio de la ley, la división de poderes y el pluralismo. Es un círculo yo diría que oscuro, que solemos pasar por alto, pero en el que reposa el significado más profundo de nuestra democracia. Es decir, aquellas ideas y procedimientos que, decantadas por siglos de luchas y conflictos, nos han permitido alumbrar un sistema de libertad en el que tenemos el derecho, como diría Odo Marquard, a ser diferentes sin sentir miedo. Sigue leyendo

Un mártir por la independencia

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 2 minutos

El independentismo catalán ha vuelto a envidar al Gobierno de Mariano Rajoy, envite que se vería reducido a intento si pretendía Puigdemont dirigir el dardo, en forma de ley, contra el Estado democrático. Tanto es así que la supuesta ley de desvinculación de Cataluña de la España opresora, sólo exigiría al Gobierno lo que anunció la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría: recurrir tan pronto alguien se atreva a rubricar esa ley.

Las instancias judiciales serán el escenario para una nueva pelea entre la etérea pretensión de cuperos, junteros y esquerros con la realidad de la democracia y de un país como España: el cumplimiento de la ley vigente en la Constitución. A la hora de contemplar el problema territorial de España, en particular con Cataluña, se trata de saber que España es una nación indivisible que reconoce la diferencia de los territorios que lo forman, no de esgrimir únicamente un sentimiento como respuesta a ver a quién le late más fuerte la carótida. Lo que España es hoy, que reza la Carta Magna, es lo que realmente tratan de petardear algunos sectores políticos catalanes.

Podría tratarse de una estrategia, la de poner al Ejecutivo frente a la disyuntiva de aplicar el artículo 155 de la Constitución, decisión que haría frotarse las manos a los nacionalistas, que fácilmente escucharían el discurso de María Dolores de Cospedal ante las Fuerzas Armadas como una presunta “amenaza”. La visión de los tanques atravesando la diagonal de Barcelona sólo es imaginaria y deseada por los partidarios de la secesión del Estado, porque daría al independentismo catalán algo que éste no ha tenido nunca: una causa, más allá de su identidad cultural, de su romanticismo.

Más aun, tendrían los afines a la causa un “mártir por la independencia”, es decir, una figura que personifica y encarna las ideas más allá de sí mismas, amén de un golpe político efectista. Esta maniobra buscaría precisamente que la mano implacable de España fuera de carne y hueso, que trascendiese de las trifulcas en unos tribunales que Puigdemont y compañía acatan, pero no comparten.

Objetivo cumplido | Viñeta de Don Cástulo

Será el caso del Tribunal Constitucional, que ha congelado varias partidas presupuestarias del Govern por inconstitucionales tan pronto se destine un euro al referéndum. Puigdemont salió a jugar y, pidiendo compromiso y firmeza, quiso decir imposición. Cualquier opción de diálogo está viciada por la unilateralidad de la propuesta del heredero de Artur Mas y por su sordera constitucional. Ese revés sí tiene una correspondencia, la del conseller Baiget, a quien Puigdemont desmontó de sus responsabilidades por cuestionar el proceso.

El 1 de octubre, si se celebra el referéndum, se hará con base en una ley que no reconoce la ley y, a día de hoy, sólo cuenta con las urnas vacías. Vacías de legalidad, vacías de apoyo mayoritario, vacías de reconocimiento internacional y que sí pueden ser la respuesta al dilema de Cataluña: unas elecciones anticipadas, el martirio gibsoniano que no querría Puigdemont.

Que sustituyan a Guardiola

en Cataluña por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Carles Puigdemont no ha sido recibido en Bruselas ni Marruecos, Venecia le dio largas y Estados Unidos se desentendió de él. Es normal que ahora Cataluña tenga que buscar un representante internacional que sí sea recibido por otros mandatarios. Pero este afán les ha precipitado a delegar este rol de importancia a alguien del mundo del deporte, ¿creará la república catalana un ministerio de deportes antes que de gobierno? Al fin y al cabo han asumido que esta faceta tiene mayor calado que su esfera política.

Sigue leyendo

Los Pujol

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Reconozco que me siento fascinado sobre la familia Pujol. Hay algo de tragedia griega en Jordi Pujol jr alardeando de sus coches cuando está prestando declaración: la hybris griega sin disimulo contra un intento de Leviatán moderno qué no sabe qué cara poner.

Y como la vida sigue, me compré un Mercedes. La madre superiora pidiendo dos misales. No me digan que no es digno de una obra de teatro, es difícil no percibir el aspecto escénico de todo esto. Sigue leyendo

El golem catalán

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

El misticismo judío ha mantenido con vida durante siglos las historias relativas al golem.

Hablamos de un gigante de barro que al meterle el shem -palabra divina continente del nombre de Yahvé- en la boca, “una chispa” animaba al barro y este operaba y actuaba conforme a las órdenes de su valedor.

Existe una leyenda en la ciudad de Praga que dice que en la Sinagoga Staranová -una de las más antiguas de Europa- en el desván, yace inerte, desgastándose a favor del polvo, el golem del Rabino Yehuda Loew. El gran Maharal de Praga, que así es como se le conoce hoy en día, fue el responsable de darle vida a este “monstruo” de arcilla con la intención de proteger al pueblo semita de los acosos que sufrían allá por el siglo XVI. Sigue leyendo

Cataluña imposible

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Hay que reconocer que ERC estuvo elegante al echarse a un lado para permitir que el Berlusconi catalán (el último cadáver de moda en Europa) liderase un proyecto que creía más importante que sus propias aspiraciones de Gobierno o el afán de protagonizar la “historia”. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que la oposición de CiU (hoy quebrada) a presentar listas separadas con un mismo programa para el 27 se debía en buena parte a la estrategia de enmascarar el desplome de Mas bajo la pujanza de la izquierda encabezada por Junqueras.

Si bien la debacle electoral de la derecha catalanista era más que previsible, ERC le concedió al “molt honorable” el beneficio de la duda para no lastrar el “proces” con el juego de las sillas propio del politiqueo más tradicional.

De este modo, CDC (ya separada de Unió) se evitó el mal trago de tener que reconocer que buena parte de los 62 escaños de JxSí pertenecen realmente a ERC, tal como se comprobó en las pasadas elecciones generales del 20D, a las que concurrieron en listas separadas. Sigue leyendo

¿Quién dijo dignidad?

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 2 minutos

Debe de ser duro haber perdido la dignidad. Ese complejo de serpiente que Artur Mas va arrastrando sorprende al más incrédulo. ‘¿Quiénes somos?’, ‘¿De dónde venimos?’ o ‘¿A dónde vamos?’ son preguntas que martillean su cabeza cada mañana.

Gané las elecciones. “Gané” mi invento de plebiscito. ¡Hice creer a todos que era un referéndum! ¿Qué ha podido pasar?, parece estar pensando. Con Artur Mas hemos conocido las infinitas maneras que tiene el ser humano de perder por completo el amor propio ante una sociedad entera. Que si presidente provisional, que si plantearse la presidencia rotatoria, que si hacer un esquema de Gobierno coral… ¡Tantas buenas ideas de una sola persona! Lo curioso es que no esté volcada toda Cataluña en semejante planazo. Es que a veces parecéis españoles, collons. Sigue leyendo

Órdago a la chica en Cataluña

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

“Jugador de chica, perdedor de mus”, dicen quienes conocen los entresijos de este juego que hay que dominar para poder fanfarronear en cualquier bar castellano que se precie. Lamento decir que no me cuento entre ellos.

El caso es que lo vivido ayer en Cataluña, una declaración de independencia en diferido, con toda su pomposidad y su épica no es sino la única opción que permiten los resultados de las pasadas elecciones catalanas. Eso, o tirar la toalla e irse cada uno a su casa.

Si hubieran tenido “pantalones” o, en realidad, si el movimiento independentista contara con la legitimidad que de cara al público pretende para sí —si fuera capaz de movilizar realmente al “pueblo catalán” (ese sujeto indeterminado)– es difícil pensar que la cámara autonómica hubiera apostado por seguir “pinchando” al Estado para tratar de forzar una reacción con la que poder seguir jugando a la víctima ante el resto del mundo. Sigue leyendo

Los que quedamos en medio

en Cataluña/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Jueguen a las naciones si les da la gana, pero háganlo en sus casas, déjennos en paz y respeten la democracia.

Es infantil y tramposo creer que una minoría mayoritaria tiene legitimidad democrática alguna para forzar al resto de catalanes a subirnos a un proyecto que ni queremos ni ofrece ventaja o seguridad alguna de prosperar. De hecho, solo las formas que se están empleando para llevarlo a cabo (la rebeldía contra la ley, el acaparamiento de las instituciones autonómicas, el bombardeo ideológico omnipresente y la utilización del “prusés” para tratar de encubrir a corruptos y violentos) son ya de por sí causas suficientes para que la deriva independentista a muchos nos produzca más dudas que ilusión, como bien señalaba ayer Agustín Pery. Sigue leyendo

Artur Mas, estrategia política

en Cataluña/Elecciones 27S por
Tiempo de lectura: 4 minutos

Las elecciones del 27S han dado, dan y darán mucho que hablar. Al menos hasta las próximas, que tal y como ha reconocido Durán i Lleida se prevén más pronto que tarde.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención siempre, y que bien reflejan estas elecciones, es la capacidad de los políticos para perpetuarse en el poder, siempre y cuando son elegidos. Creo, sin la menor duda, que es digno de elogio.

Pues bien, el señor Artur Mas, después de algo más de 12 meses de escándalos de corrupción que salpicaron a su partido – y a su persona -, de una ruptura de la formación con la que ganó las elecciones (CIU), de un Referéndum con una participación menor de lo esperado y del desgaste que tiene cualquier trono político, la formación de Artur se llevó 62 de los 135 escaños del Parlamento Catalán. Sigue leyendo

Por verte sonreír, Artur

en Cataluña/Elecciones 27S/España/Periodismo por
Tiempo de lectura: 2 minutos

Domingo por la mañana y al tercer sorbo de café salta en mi timeline de Twitter la primera noticia jugosa para los medios. Artur Mas estaba votando cuando se formó un lío en el colegio electoral. Al parecer unos jóvenes habían sacado unas banderas de españa mientras otros les respondían al grito de “¡Independencia!”. Me asomo a las principales cabeceras españolas para ver cómo presentan el acontecimiento.

El Mundo titula Un joven con una bandera española, expulsado durante el voto de Mas. Para contrarrestar, me acerco a El País, que extiende un poco la explicación: Simpatizantes del PP y de VOX increpan a Mas durante su votación. Esto ya es otra historia. Lo que podía parecer una nueva escena de actitud matonil de un independentista a un constitucionalista toma otro cariz. Sigue leyendo

Cataluña: nacionalidad, independencia y Ley

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Parece que el presidente Rajoy no tiene nada claro qué pasaría con la nacionalidad de los catalanes si finalmente ocurriera una hipotética independencia, como ha quedado patente en su entrevista con el periodista Carlos Alsina en Onda Cero.

[pueden escucharla íntegra en Onda Cero ]

Pues bien, nosotros vamos a explicar qué pasaría con la nacionalidad de los catalanes en el muy improbable caso de que Cataluña consiguiera declararse y mantenerse independiente –muy improbable pues, recordemos, es inconstitucional y antidemocrático y solo podría llegar a ocurrir si una amplia mayoría los españoles respaldase una reforma agravada de la constitución (con su artículo 168) que lo permitiera (a día de hoy inconcebible) o si por cobardía se diera la combinación de que el gobierno se negase a aplicar el artículo 155 de la Constitución, nuestras fuerzas armadas se negasen a aplicar el 8.1 y el conjunto de los españoles se negasen a cumplir el deber recogido en el artículo 30.1, dejando por los suelos nuestro Estado de Derecho, y en papel mojado nuestra Constitución–.

Pero pongámonos en la ficticia situación de que esto llegara a ocurrir. ¿Perderían los catalanes la nacionalidad española o la ciudadanía europea en caso de independencia como planteaba Rajoy? La respuesta es un rotundo NO. Sigue leyendo

El tonto es más peligroso que el malo

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

Seamos sinceros: más allá de los límites legales, los catalanes tienen toda la legitimidad del mundo para expresar de alguna manera su pretensión de independizarse o no del resto de España ya sea por medio de cauces acordados entre todos o manifestándose a través de otras vías (cultural o socialmente).

El independentismo, si bien en los términos en que se plantea atenta directamente contra la legalidad, según todas las fuentes autorizadas, no es ideológicamente “peligroso”, como pueden serlo determinados sistemas de pensamiento propios del siglo pasado y que sí suponen un atentado directo contra la dignidad y la libertad del hombre (el comunismo y el nazismo son ejemplos de ello). Al menos por ahora. Sigue leyendo

¡Una de democracia!

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

“Nosotros hemos intentado dialogar, pero el Estado Español nos ha fallado, se ha negado a reconocer la singularidad de Cataluña y su encaje dentro del proyecto español. No tenemos nada más que hablar.”

Con palabras similares a estas el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, pretende darle la vuelta a la tortilla –esto es, a su pretensión de romper con toda legalidad y separarse de España— y vender al mundo entero que su proyecto busca, en realidad, garantizar la democracia frente a la “opresión”. Sigue leyendo

Cataluña y la Constitución

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 2 minutos
Fuente: Wikimedia
Fuente: Wikimedia

El 6 de diciembre de 1978 se celebró en toda España el Referéndum para la ratificación del Proyecto de Constitución. Los resultados fueron abrumadoramente favorables al sí con un 87,87% de apoyo que en Cataluña fue aún mayor con un 90,46% de los votos, quedando patente un amplísimo respaldo social y político.

Esa Constitución que tanto respaldo recibió en Cataluña fue la que trajo la libertad y la democracia, la que dio al catalán el estatus de lengua cooficial y la que le dio a Cataluña su autonomía, su autogobierno y sus numerosísimas competencias. Gracias a ella hay elecciones democráticas en Cataluña y de ella emanan los poderes de las instituciones catalanas.

Pero en esa Constitución democrática que tanto apoyo tuvo en Cataluña también quedaban meridianamente claros la indisoluble unidad de la nación española, la soberanía del pueblo español, la solidaridad e igualdad territorial y el imperio de la ley. Sigue leyendo

Catalanes: ¡siempre seréis españoles!

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 5 minutos

img_art_14518_6388Decía Jacques Maritain, inmerso ya en la Europa de la posguerra y sintetizando la larga erudición de los filósofos clásicos, que en la realidad social del ser humano, en el hecho colectivo, debían diferenciarse dos entidades materialmente semejantes pero diferentes en cuanto a la forma.

Hablaba de “communitas” y de “societas” para referirse al grupo humano. Communitas sería aquél al que se pertenece por nacimiento, y societas designaría la asociación (disculpen la redundancia), nacida de un consorcio de voluntades creadoras, de una pluralidad de hombres en aras de un fin predeterminado.

De la comunidad, siempre según el autor francés, debían predicarse análogamente las notas que en Metafísica u Ontología se predicaban del concepto “natura“, en concreto aquélla por la cual esto es esto y no aquello, previa a la esfera de la libertad. Así ocurriría, por ejemplo, con la comunidad más básica posible, que es la familia. Nadie pertenece a una familia concreta por decisión propia ni puede liberarse del título a voluntad: uno nace, no se hace un apellido concreto. Siempre seremos hijos de nuestros padres por mucho que maniobremos en contrario. La ciencia aún no ha avanzado lo suficiente como para operarlo. Sigue leyendo

Para ti, mi amor, mi individuo de la mayoría silenciosa

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 5 minutos

En este artículo no van a encontrar ningún posicionamiento ideológico, ninguna declaración del gurú de turno salido de la think tank de la factoria aznariana. Tampoco un discurso nacionalista, histórico ni salves al orgullo patrio (alguno por ahí arriba cree nos morimos de ganas de volver a la cota de malla y a las ballestas para reconquistar sus ideas).

Estas líneas son una reflexión en voz bajita sobre los millones de personas que en esa comunidad autónoma han asistido progresivamente, desde el parto democrático, a una estafa piramidal de sus derechos de ser representados y gobernados por la responsabilidad y la virtud moral, máxima escondida en los cajones más mohosos del ejercicio de la política.

El catalán ha visto atónito como sus expectativas de futuro y de estabilidad, principio básico de los estados modernos actuales, corría con travesura en un juego de vasos que han pilotado tipos más pillos que el mejor de los trileros gaditanos en tiempos de “La Pepa”. Sigue leyendo

Carta abierta de un catalán perplejo

en Cataluña/Elecciones 27S/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

¿A qué viene tanto jaleo? ¿Qué pretenden? ¿Por qué nos torturan así? Confieso que cada vez estoy más confundido ante el cisco que se ha montado en torno a la independencia de Cataluña en cuestión de cuatro años.

(Llegir en català)

He encontrado las justificaciones más absurdas y las acusaciones más feas (y no por ello más ciertas) entre quienes son partidarios de mantener unido lo que siempre ha estado unido y quienes han emprendido una carrera furiosa y cada vez más desbocada hacia una ruptura y un nuevo inicio. Sigue leyendo

Ir al inicio