Revista de actualidad, cultura y pensamiento

África y los hongos

En África desde dentro por
Tiempo de lectura: 5 minutos

Cuando uno pasea prestando atención a su alrededor, descubre siempre cosas insólitas que le hacen reflexionar. El  otro día, paseando por la calle Gaztambide de Madrid con intención de entrar en la biblioteca “África. Fundación Sur”, me fijé en el letrero indicador allí arriba dónde no podía alcanzar con la mano a no ser con una escalera. Pude leer una cosa que me llamó la atención y me creó algo de zozobra en mi interior. Sin embargo, tomándolo con cierta filosofía, decidí sacar la foto y seguir reflexionando más adelante sobre el tema.

Yo no sé si la gente que hace pintadas racistas son conscientes del daño que se hacen a sí mismos o que hacen a la humanidad. Sospecho que muchos, por ideología aprendida, desde su ignorancia y su estrechez de espíritu, son autómatas ciegos, unos míseros de espíritu con una mirada intelectual bastante corta. El hecho es que los ha habido siempre y los habrá porque parte de la humanidad, a pesar del avance en muchos ámbitos, sigue navegando en la oscuridad del egoísmo y del odio.

A lo que voy: en el letrero que indica el lugar de la biblioteca, algún gracioso se dio la molestia de subir con escalera porque no podía llegar allí arriba de otra manera y delante de la palabra “África”, añadió la palabra “hongos” como para dar a entender que África y los africanos equivalen a hongos.

 

 

Dice Achille Mbembe, un eminente pensador camerunés, en su libro “Crítica de la razón negra” que los africanos, en contra de los siglos pasados, han dejado de interesar al mundo. Antes interesaban por su fuerza física en el marco de la esclavitud. Así pues, África interesa en cuánto tierra por sus riquezas mientras que los africanos no interesan ya a nadie. Tan es así que para algunos (espero que pocos), los africanos se han convertidos en unos elementos parasitarios, inútiles e incapaces, es decir unos hongos.

Civilizados del norte, bárbaros del este y salvajes del sur.

Dice el diccionario de la Real Academia Española que el hongo es un “ser vivo heterótrofo, carente de clorofila, hojas y raíces, que se reproduce por esporas y vive parásito”. Está todo dicho. El que puso esta palabra sobre el letrero pensaba seguramente en muchos de esos elementos. Me atrevo a pensar que pensaba en los africanos que llegan por Europa y que, según este tipo de mentalidades perversas, en lugar de ser unos hermanos dentro de la humanidad, capaces de aportar algo a la sociedad, son unos parásitos dañinos para el organismo.

¡Ojalá me equivoque!

El racismo no es una cosa nueva. Tiene la misma edad que el ser humano sobre la tierra. Los hombres tienden a dividirse en superiores y inferiores, buenos y malos, civilizados e ahistóricos etc. En el principio del siglo XIX, Joseph Arthur Gobineau, un diplomático y escritor francés, considerado como el pionero del racismo moderno, llegó a hablar en su división de razas de civilizados del norte, bárbaros del este y salvajes del sur. En su empeño para demostrar la superioridad de la raza aria, construyó una teoría según la cual la humanidad estaba escalonada como a una pirámide cuya cúspide ocupaban los civilizados blancos y la base, los negros perdidos en las selvas. Poco antes, el filósofo alemán, Hegel, había decretado, sin haber pisado nunca África, que ese continente representaba la manta oscura de la historia con unos pueblos salvajes sin lógica ni historia ni consciencia de pertenecer al mundo. Las teorías de esos individuos estaban aclamadas en los ámbitos de la intelectualidad de su época.

Pincha o haz click en la imagen para socorrernos.

África fue sometida a la esclavitud atroz durante siglos, vaciada de sus valientes jóvenes, humillada en su alma misma, aniquilada en su dignidad. Luego, fue colonizada como unos seres inferiores dignos de trabajos forzosos, lo que algunos empiezan a llamar tímidamente “crimen contra la humanidad”. Hoy en día, siendo teóricamente independiente, sigue siendo objeto del llamado neocolonialismo, es decir una colonización soterrada bajo apariencia de cooperación.

La ideología es capaz de enfrentar a muerte a dos personas que no se conocen en nada.

Leyendo el letrero, me dije a mis adentros que no parece que hayamos avanzado mucho, siglos después. Pero, en realidad ¿qué pasa en la cabeza de una persona que considera a otra como un hongo en el siglo XXI?

Ya sabemos que la ideología como intento de movilizar una parte de la población con ideas pervertidas y verdades parciales y tendenciales consigue utilizar la razón en lugar de ponerse a su servicio. Cuando la razón sirve la ideología, todas las justificaciones son posibles y todas las barbaridades también. La ideología es capaz de enfrentar a muerte a dos personas que no se conocen en nada. Considera que una parte de la realidad vive de la verdad y la otra en el error; que parte de la humanidad merece vivir y la otra perecer. Todas las ideologías fraccionan la realidad e intentan crear confrontación por medio del odio. .Puede ser que el que llama “hongos”  a los africanos no haya conocido personalmente a ningún africano ni haya pisado África ni sepa nada consistente sobre este continente. Y sin embargo, está dispuesto a considerar a otros seres humanos como animalitos insignificantes dignos de ser pisoteados. He aquí la miseria del ser humano convertida en un estandarte de la vida.

Como africano, sé que este combate solamente se puede ganar desde África misma. Los africanos alcanzarán el respeto cuando hayan hecho de su continente algo respetable. Se puede y se debe hacer. Hago mío el discurso del presidente de Ghana, el señor Nana Akufo Abdo con motivo de la visita del presidente francés, Emmanuel Macron durante este mes de diciembre. El presidente ghanés viene a decir que la dignidad de África depende de África misma. Si África se toma en serio con una buena gobernanza, una conciencia de sus capacidades, de sus inmensas riquezas, de su juventud viva, será ella que ayude al mundo.

Entonces, los desgraciados racistas podrán pintar o escribir todo lo que quieran y sus gesticulaciones estarán vacías de contenido.

Este artículo, publicado originariamente en el blog de Gaetan Kabasha,  es reproducido aquí con permiso del autor.

Gaétan Kabasha es licenciado en filosofía y en ciencias eclesiásticas. Ruandés de nacimiento. Vive en España. Tuvo que huir por el genocidio y se refugió en la República Centroafricana. Actualmente está realizando su tesis doctoral en filosofía sobre violencias y conflictos, desde la perspectiva de Girard, mientras ejerce como capellán del hospital Clínico San Carlos de Madrid. Es autor de la página http://afroanalisis.blogspot.com.es/ donde comenta la actualidad de África. Es autor invitado en El País. Su preocupación es elevar el nivel cultural y espiritual de Africa, y dar a conocer la verdad del continente. Además colabora en un proyecto dedicado a conseguir becas para los universitarios de Ruanda .

Lo último de África desde dentro

Ir al inicio
A %d blogueros les gusta esto: