Revista de actualidad, cultura y pensamiento

Tag archive

PSOE

Al calor del CIS, las penas saben a gloria

En Viñetas por
Tiempo de lectura: 1 minuto

El primer barómetro desde que Sánchez asaltase La Moncloa le deja bien parado. ¡Faltaría más! El segundo de abordo de la maquinaria del PSOE, Iván Redondo, ha trazado una tela de araña donde los vapores de colonia, cintura para abajo, nublan el juicio al más pintado.  Poco importa en intención de voto el oleaje en el Mediterráneo, el querer subir el techo de gasto a escopetazos o que en Cataluña sigan metiéndole mano a la caja del tiempo, empeñándose en congelar la vida pública en el #1O. 

Casado frena la caída de Rajoy. Rivera adolece el ascenso de Casado. Podemos… Quizás pueda seguir bajando un poquito más. 

Pablo Casado, el comunicador que quiere ser presidente

En España por
Tiempo de lectura: 5 minutos

El 23 de julio del año 2000 tuvo lugar el 35º congreso del Partido Socialista Obrero Español.

Entonces, 995 delegados que representaban a cerca de 350.000 militantes socialistas, eran convocados a las urnas de un PSOE abierto en canal, con una crisis programática e ideológica que todavía adolecía de la artrosis de la última etapa del Felipismo. Sigue leyendo

Te explicamos por qué Madrid es un desastre urbanístico

En Pensamiento por
Tiempo de lectura: 8 minutos

Conclusiones en clave urbanística para entender algo de lo que está ocurriendo actualmente en la capital (continuación del articulo Megalópolis, la quimera de la ciudad mundial).

Madrid se ha incorporado decididamente -si bien aún en escala menor- a la ola que manifiestan las grandes aglomeraciones de nuestro mundo global. Aunque parezca irónico, la realidad es que nos encontramos ante una paradoja nuclear: el mundo se ha empequeñecido de tal manera que el hecho categorial al que nos abocamos es precisamente el de la desaparición de la ciudad. Al final, el hombre -ya mero individuo, eso sí sui iuris en su autodeterminación socializada- exiliado en un espacio cada vez más reducido y del que desea huir, de transportes cada vez más veloces que le permitan obtener destinos a su vez vez más lejanos. Estamos ya más cercanos a la ciudad mundial, donde lo colosal arrumba al hombre en favor de los medios: básicamente vía y transporte. Intransitable por sus dimensiones y existencialmente incomunicable. Si toda ciudad es ante todo comunidad, negado lo último, necesariamente se niega lo primero. Simple constatación: al presente el ciudadano desconoce la ciudad en la que sobrevive, sobrellevando su propio exilio interior.

Sigue leyendo

Aguachirle popular

En El astigmatismo de Chesterton/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

El aguachirri o aguachirle es un coloquialismo muy propio de la temporada estival. Las malas terrazas, o sea, las que viven a base de braguetazos estacionales, suelen convivir con este calificativo despectivo año tras año. Los turistas regulares, confiando en el calado que durante todo el ejercicio ha tenido que causar el espíritu emprendedor anunciado a toda pastilla por televisión, ven desolados que otro verano más los hosteleros no han puesto ningún tipo de remedio a la mala calidad de sus productos. Sigue leyendo

Avales de papel para un partido Popular

En España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

El sudor frío en los poros de militantes, simpatizantes, miembros y relacionados con el Partido Popular no tiene que ver sólo con la moción del ahora presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. De hecho, Rajoy, con su adiosh, descorchó un humeante debate dentro de su partido, que también se había ido mejorando, como los mejores vinos. ¿Quién coge el testigo del PP? Al PP le han entrado de sopetón los dolores: que encima Mariano se va a Santa Pola y no va a usar el dedo mágico como Aznar para ahorrar a los suyos un proceso largo de buscar y elegir un sucesor.

Sigue leyendo

El cometa Màxim Huerta

En España por
Tiempo de lectura: 2 minutos

Lo malo de subir tanto el listón es que luego hay que saltarlo. Es una de las varias conclusiones que hemos sacado en claro del fulgurante paso de Màxim Huerta por el ministerio de Cultura. (“Como el cometa Halley a la Tierra, aquel gran hombre se acercó unos meses al Consejo de Ministros”, decía Leopoldo Calvo-Sotelo de otro ex titular de la cartera, Ricardo de la Cierva, en su muy recomendable Memoria viva de la transición).

Sigue leyendo

A tenerlo en cuenta

En Viñetas por
Tiempo de lectura: 1 minuto

A la vista de los acontecimientos de las últimas semanas, cuando en pleno subidón por ser nombrado presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se ha tenido que enfrentar al vituperio de Huerta, al surrealismo de tener que defender en el Senado los presupuestos del PP contra el PP y a tener que testificar delante de la opinión pública diciendo que este gobierno no es una “banda”;  seguro que en este tiempo le ha dado la vuelta al dicho popular, Ese que dice que “no hay mal que por bien no venga”.

 

Para más viñetas de Don Cástulo: aquí.

¿Te ha interesado? Suscríbete a nuestro boletín semanal para recibir un resumen de los artículos.

Periodistas: mis profetas favoritos

En El astigmatismo de Chesterton/Periodismo por
Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde finales del siglo XVIII hasta bien entrado el XIX, la guillotina era la última parada de las ideas desbocadas y los actos consumados con alevosía institucional. Los ilustrados se las gastaban así. Con nosotros, te mantienes peinado. Sin nosotros, tu cuero termina en un cesto.

Sigue leyendo

No nos meteremos en trinchera alguna

En España por
Tiempo de lectura: 5 minutos

Imprevisible, inédito, desconcertante… se acaban los adjetivos para describir el cambio de Gobierno que se ha producido en España en el plazo de diez días. El inesperado giro ha sido descrito hasta la saciedad. Rajoy tenía el terreno despejado para acabar la legislatura con el apoyo del nacionalismo vasco a los presupuestos de 2018. Casi se había olvidado de que había en el Congreso una mayoría suficiente para firmar su despido. Bastaba con un cambio de los vascos, que es lo que se ha producido.
Sigue leyendo

La tarde en la que Rajoy se fue al bar

En España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

“Usted no tiene una idea de país. Usted no tiene una respuesta de futuro. Y lo más importante, señor Sánchez, no me lo tome a mal, usted no puede ser Presidente del Gobierno porque usted no tiene el apoyo de los españoles y no ha ganado unas elecciones nunca”.

Con la bancada Popular en alto, con el maletín de cuero golpeteando el fémur, quizás con la boca seca.

Mariano Rajoy, el cromo más habitual de la vida política española en lo últimos treinta años, salía del hemiciclo dando un portazo por una puerta automática.

Sigue leyendo

PP y Ciudadanos: la derecha bicéfala

En Cultura política/España por
Tiempo de lectura: 8 minutos

El pasado 15 de enero, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dijo que su partido tenía que “aglutinar todo ese voto de izquierdas en torno a la única fuerza que puede ganar a la derecha bicéfala”. Como toda expresión surgida del argumentario de una formación política, tiende a la simplificación. Pero da una idea muy gráfica –esa era, nos tememos, la intención- del nuevo escenario que la irrupción de Ciudadanos ha traído consigo. La frenética sucesión de elecciones del período 2014-2016 ha hecho difícil encontrar el reposo necesario para hacer la digestión de tanta novedad. Ya con cierta perspectiva, unos y otros van asimilando la realidad: el centro-derecha ha dejado de ser propiedad exclusiva del Partido Popular (PP). Sigue leyendo

J. Baldoví: “Si nos acostumbramos a vivir con la corrupción la democracia puede estar en peligro”

En Entrevistas/España/Vídeos por
Tiempo de lectura: 8 minutos

Joan Baldoví ha crecido en un entorno rural y se nota.

Quizás haya quienes tras esta primera línea hayan hecho un aspaviento similar al chiste jocoso y de mal gusto, como si los que se ocuparon en entrevistarle en aquel entonces, buscasen alguna forma de descrédito gratuito del personaje antes de nada.

Pues no es así.

Baldoví es de campo y se agradece que sea de campo. Al menos para poder afrontar con sencillez y sin requisitos impostados, más propio de la historia que transpira el Congreso de los Diputados que de las personas que por ahí pululan, cuestiones como la infancia, la familia, las gallinas, la política, la izquierda, la derecha, las corruptelas y sus asuntos, vaya.

Después de un torpe peregrinaje para ver dónde va a tener lugar finalmente este encuentro, nos encerramos en el despacho del “diputado tranquilo” que añora una política “más tranquila” en las fuerzas del cambio, a las que tan pronto reprende como se suma a mociones de censura.

El habitáculo va con el mobiliario justo y el espacio justo. Nada de vistas esplendorosas, nada de mesas kilométricas desde donde planificar políticas y estriptis. Quien se haya configurado la idea de que el Congreso de los Diputados es un lugar esplendoroso, tapizado con los resto del oro de Moscú y con hilo de Holanda, que le eche un vistazo a los vídeos de la entrevista.

¿Quién es Joan Baldoví y de dónde sale?

Yo salgo de un pueblo donde se habla únicamente valenciano. Mis orígenes son una casa rural donde he conocido el caballo de labor, las gallinas, los conejos, las palomas, los aparejos de labranza de mi abuelo… Todo eso evidentemente marca mi vida. He salido, estudié dos años en la Universidad Laboral de Alcalá de Henares e hice la mili aquí en Madrid pero mis orígenes son estos. Por poner un título, soy un profesor de educación física de pueblo que circunstancialmente está haciendo política.

¿Qué momento humano hace que termines en el Congreso de los Diputados?

A mí me ha gustado la política desde siempre. Recuerdo que en el casino del pueblo me echaron más de una vez porque yo me sentaba allí, en la biblioteca, a leer todos los periódicos. Me los leía todos de cabo a rabo. Podía tirarme cuatro horas leyendo. Al final, algún socio se molestaba porque yo tenía el periódico que él quería leer y me mandaban al conserje para que me dijera “chaval. ¿Tú eres socio?” y claro, tenía que irme.

A los dieciséis años comencé a militar en las juventudes de un partido político y digamos que la política me ha acompañado toda la vida. Desde meterme en asociaciones de grupos de danza, bailes autóctonos valencianos, un grupo ecologista, en el AMPA del colegio de mis hijas… En fin, he sido una persona muy inquieta que ha ido haciendo política de abajo arriba. He sido concejal, he sido alcalde y cuando todo apuntaba a que me iba de vuelta a la escuela -me había comprado ya un par de chándales- me ofrecieron venir aquí a Madrid y finalmente salí diputado.

 

Y a estas alturas de la película, ¿qué te mueve?

Querer cambiar las cosas. Poder defender los intereses de mi tierra. Yo me siento profundamente valenciano: pienso, siento, escribo, vivo en valenciano. Creo que era importante que hubiera una opción que representara los intereses de allí, igual que tienen los canarios, los gallegos, los catalanes o los vascos.  Por esta razón siempre he estado en opciones políticas que defendieran estas posturas, de estricta obediencia valenciana.

 ¿Qué es la política para un nacionalista?

La política debería servir para cambiar a mejor la vida de las personas. Yo la entiendo así. Es como una palanca y eso se ve muy bien desde la política local, que es mucho más dura que la política aquí. Es mucho más duro ser alcalde o concejal de servicios sociales y más en estos años de crisis. Ha sido muy duro. Pero por el contrario, en la política local eres capaz de mejorar cosas concretas a gente concreta con cara, con ojos.

Desde aquí, desde el congreso, cada vez que aprieto el botón para aprobar o tumbar una ley, veo esos rostros. Cuando votamos la reforma laboral yo veía las caras de las personas a las que iba a afectar. Cuando se instauró el copago farmaceútico yo veía a los jubilados que había recibido antes como alcalde que tendrían ahora que pagar. O veía a la gente que utilizaba determinados servicios sociales, como por ejemplo un centro que tenemos en Sueca para personas con discapacidad.

Por eso creo que es importante saber que detrás del botón que apretamos cada martes o cada jueves aquí en el congreso hay caras e intento tener presente siempre esos rostros.

Pero esto incurre en un problema porque si la política solo es un conjunto de rostros locales parecería que la política a un nivel estatal, por decirlo de alguna manera, sería inexistente o, cuanto menos, quedaría descompensada, ¿no?, ¿qué piensa sobre esto?  

Yo hago un discurso ciudadano. Ciudadano quiere decir que puede servir para un señor de Cádiz, de Barakaldo, de A Coruña o de Sueca, mi pueblo. Pero entiendo que es importante hacer visibles determinados problemas que a veces desde el centro no se perciben. Por ejemplo, mucha gente dice simplemente “gracias por hacernos visibles en Madrid”.  Porque, aunque yo hago un discurso en global, al final hago una incursión en lo local, siendo perfectamente compatible lo uno con lo otro. Entiendo que hay unos intereses generales por los que yo también soy diputado, que defiendo igual por ti, entrevistador, que por mi vecino de al lado porque entiendo que nos afectan a todos.

Es curioso, porque ahí se ve un tipo de izquierda muy apegado a los barrios y los distritos que se parece mucho a un conservadurismo al estilo que promulgaba Josep Pla. ¿Cómo se da esa paradoja de los extremos?

No sé. Algunos nos sentimos identificados con ese tipo de izquierda que va de abajo a arriba. Es muy importante vivir los problemas de tu barrio y de tu gente. Pequeños universos que cuando aquí adoptas una decisión, sabes que les afecta. Pensar en lo pequeño para que cuando actuemos en lo grande sepamos qué y cómo va a afectar. Yo lo veo así: política de abajo a arriba. Porque haciendo política para los que conoces, lo estás haciendo para la inmensa mayoría.

Entiendo. Hay un tema que quisiera introducir. Hay algunas acciones que a determinadas personas les resulta molesto o sencillamente les entristece. Hemos visto a un candidato irse de escalada para mostrar su mundanidad, a una vicepresidenta de baile en un programa de prime time o a un diputado nacional desnudarse en el Congreso. ¿La política necesita del espectáculo? ¿es imposible llegar a la calle sin tener que recurrir a determinadas formas?  

Creo que es una pregunta que nos deberíamos hacer todos: políticos, periodistas y votantes. Yo he utilizado alguna vez elementos performance en el congres pero siempre he intentado que esos gestos tuvieran detrás un mensaje contundente. Cuando yo hice un amago de striptease torpe en el Congreso, llevaba debajo la camiseta de la plataforma de afectados por la hipoteca. Yo quería denunciar cómo se había tirado una iniciativa legislativa popular avalada por millón y medio de personas y cómo el Partido Popular la había descafeinado metiéndola en una comisión para que no se pudiera discutir en el pleno. Era una manera de llamar la atención con un contenido muy serio detrás.

Estamos en la era de la imagen, de los mensajes rápidos y cortos y a veces nosotros y vosotros nos tenemos que adaptar a eso que también pide la gente. En el grupo mixto tenemos dos minutos para hacer un discurso y al principio lo veía como un castigo, pero ahora lo veo como una bendición. Tenemos más capacidad de llegar.

Bueno. No sé si eso justifica o no la espectacularidad de la política. En cualquier caso. La corrupción. En la última moción de censura contra Mariano Rajoy, ustedes apoyaron a Unidos Podemos porque consideraban que había sacar “fuese del modo que fuese” al Partido Popular del gobierno. ¿Es la corrupción el fin de la política? Porque ocurre la paradoja de que se presentan a las elecciones y sacan cinco millones de votos.

No queda otra que seguir luchando. Cuando nosotros denunciábamos en mi tierra las trapacerías que hacía el Partido Popular y luego veíamos que sacaban mayorías absolutas la verdad es que nos daba un cierto desánimo. Pero contra ese desánimo solo queda: o bajas los brazos o sigues luchando. Con todo lo que ha caído y con todo lo que sigue cayendo todos los días, hay que seguir. Aunque desanime que aún mucha gente lo vea como un mal menor. Hay que denunciar la financiación ilegal y que hemos competido en situación de desventaja respecto al PP. Tenemos que hacer que esa gente pase a la historia porque si no, hay el peligro de que nos acostumbremos a vivir con esto. En el momento en el que eso pase, la democracia puede estar en serio peligro.

En cualquier caso, volviendo al Partido Popular, hay que reconocer que tienen una manera muy efectiva de colocar el mensaje que al final si ellos no gobiernan o gobiernan otros esto podría ser el caos y hay mucha gente que comulga con eso. “Prefiero la tranquilidad a cualquier aventura”. Eso sí, si vemos a la gente que en la actualidad vota al PP o al PSOE vemos que hay un envejecimiento del votante medio, que son las generaciones que más miedo pueden llegar a tener a perder un estatus, un nivel de vida, una seguridad. Vemos que son las generaciones más jóvenes que tienen un futuro incierto las que tienen mucho menos miedo de votar otras opciones, de apostar por otras formaciones.

Tenemos que hacer pedagogía de que estamos gobernando las nuevas generaciones junto con el Partido Socialista los principales ayuntamientos del Estado, muchas comunidades autónomas y todos los días se abren las persianas, se abren las escuelas… Que somos capaces de gobernar y yo lo digo: somos capaces de gobernar mejor que la derecha y además no robamos.

 

¡Toca o haz click en la imagen para ir en nuestro auxilio!

  ¿Y cómo explica que en España haya gente que directamente le tenga miedo a que ustedes puedan gobernar?

Siempre hay un miedo intrínseco a los cambios. A veces las actuaciones de algunos ayudan a fomentar ese miedo.

 ¿Podría ser más concreto?

A mí me gustó mucho más el Pablo Iglesias de la moción de censura que el Pablo Iglesias anterior. Creo que ese día vimos un aspirante a presidente del gobierno mucho más tranquilo. Creo que es importante dar tranquilidad en la política.  Cuando he sido alcalde de mi pueblo, he visto cómo la gente quiere personas que sean capaces de hacer cambios y que al mismo tiempo sean moderadas, tranquilas, con cambios tranquilos. Decididos a hacer el cambio pero con tranquilidad.

Cambiando de tercio. Vimos el linchamiento a Espinar por tomar Coca-Cola y el foco absolutamente desquiciado que hay en la actualidad respecto a determinadas cuestiones sociales. No tanto con la cuestión de fondo, que es importante abordar y abordar bien, sino más bien con las formas. ¿Hay cierto puritanismo en la política? ¿cierta exigencia moral exacerbada?

Las dos cosas. Hay una cierta exigencia que yo, a veces, la vivo con cierta inquietud. No decir nada inconveniente, ser muy mesurado en tus palabras pero también es fundamental que uno predique con el ejemplo. A veces se vuelve demasiado duro el juicio hacia los políticos y otras tantas los políticos no cumplen con el ejemplo que han predicado.

¿No hay una quema de brujas y gente con las horcas esperando ver al próximo político caer?

Las redes sociales han hecho que cualquier gesto se magnifique mucho. Nada pasa desapercibido. Siempre hay un teléfono móvil grabando o haciendo esa foto. La información se consume muy rápido todo va aceleradamente y eso produce que los políticos y que toda la sociedad por otro lado esté muy expuesta.

Vamos terminando y como solemos hacer quisiéramos preguntarle ¿Qué está leyendo ahora mismo?

En mi forma de pensar Nosotres los Valencians, de Joan Fuster. Es el padre del valencianismo moderno con el cual nos sentimos identificados muchos de nosotros.

Y quisiera terminar Victus que cuenta la guerra de sucesión entre los borbones y los Austrias que es una época que me apasiona.

Un referente político tanto presente como pasado

Marcelino Camacho me pareció una persona sencilla. Mújica, el presidente de Uruguay, ha sido para mí un referente.

Entrevista realizada por Ricardo Morales e Ignacio Pou, codirectores de Democresía

 

¿Te ha interesado? Suscríbete a nuestro boletín semanal para recibir un resumen de los artículos.

Resiliencia socialista por Navidad

En Andalucía/España por
Tiempo de lectura: 3 minutos

No es nada fácil sentarse en un banquillo. Bien sea por una trifulca con el casero o bien sea por haber formado parte de la “presunta” mayor causa de corrupción de tu país. Sigue leyendo

Pedro Sánchez ya es Pedro Sánchez

En España por
Tiempo de lectura: 6 minutos

La nueva andanza de Pedro Sánchez al frente del Partido Socialista es una continuidad más liviana, en tanto que sus ideas y pretensiones están más depuradas de críticas en el seno del partido. No obstante, esta nueva etapa trae consigo para Pedro Sánchez dos herramientas que, combinadas, creo que ayudan a entender el “estado líquido” desde el que podemos mirar al PSOE hoy: el discurso y la coyuntura.

Se ha roto el maleficio de alianzas entre Pedro Sánchez y Podemos. A golpe de militancia. Como hiciera en diciembre de su primer mandato, se aseguró de contar con el apoyo de los socialistas de calle para que cualquier amago de disensión pusiera al intrépido osado frente a las masas. Sigue leyendo

El PSOE, un partido para una minoría militante

En España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

Pedro Sánchez es el nuevo-viejo secretario general del Partido Socialista Obrero Español.

En una noche plagada de gestos, de instantáneas fugaces de los tres candidatos como muestra claroscura de “unidad”, de corrillos incesantes de votantes y militantes que hablan a la par de esperanza y de hecatombe.

En unos comicios con una participación histórica, donde el 50,21% de los militantes apostaron por el Sí es Sí que otrora fuera el No es No

Sánchez vuelve a Ferraz. Y lo hace para quedarse.

Sigue leyendo

Pedro Sánchez arrolla al PSOE

En Viñetas por
  • Resultados-primarias_0001.jpg?fit=1080%2C1236&ssl=1
Tiempo de lectura: 1 minuto

Pedro Sánchez es el nuevo-viejo secretario general del PSOE.

Comienza una andadura que aparenta un tropiezo.

Viñeta publicada originalmente en Don Castulo Daily Online y reproducida con permiso del autor.

 

El despiece de las primarias del PSOE. El debate

En España por
Tiempo de lectura: 7 minutos

Susana Díaz ha actuado como si ya fuese la Secretaria general del PSOE. Ha hecho un Rajoy para entendernos. Pedro Sánchez ha volcado sus esfuerzos en conservar los apoyos que tiene. Una especie de prietas las filas que pocos apoyos va a sumar por falta de visión y de ambición. Patxi López ha hecho el mejor debate dejando en evidencia a sus dos oponentes, cosa poco complicada, la verdad. Sale vivo del debate pero sabe que su batalla de verdad empieza el día 22 de mayo y le ha de llevar hasta el 17 y 18 de junio. El Congreso Federal del PSOE que dibujará los equilibrios de poder tras esta batalla tan fraternal como fratricida.

Nunca un proceso interno del PSOE, en la historia reciente, ha sido tan cainita. Ni en Suresnes, entre la vieja guardia y los jóvenes cachorros del interior. Ni a finales de los ochenta entre guerristas y renovadores. Ni en la pugna entre Almunia y Borrell en el 98 (la victoria más clara, por cierto, en un proceso de este tipo, que se decantó a favor del catalán por 21.394 votos). Ni la de Zapatero y Bono en 2000. Ni la de Rubalcaba y Chacón en 2012. Ni las primarias de 2014 que convirtieron a Pedro Sánchez en Secretario general por 16.352 votos. Sigue leyendo

Los signos de los tiempos judiciales

En España por
Tiempo de lectura: 6 minutos

Estas dos últimas semanas han sido de una actividad judicial y eco mediático sin precedentes.

El Caso Nóos y el no ingreso en prisión de la Infanta Cristina y Urdangarin abrieron la espita. Muy a pesar de unos cuantos medios, que están moviendo la información como si Urdangarin fuera a eludir definitivamente la cárcel a favor de llenarse el morro de chocolate suizo; decir que éste último tiene pendiente el recurso presentado al Tribunal Supremo pues la condena que pesa sobre él es de 6 años y 3 meses. Puede ampliarse o reducirse o, sí, quedar impune. Pero eso está todavía por ver y sería otro escándalo del que hablar más adelante. Sigue leyendo

Susana Díaz es de Pontevedra

En España por
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hay una cuestión que es innegable. Susana Díaz tiene temple. Tiene aguante. 

Es una mujer que desde el primer momento de su carrera política ha tenido que demostrar que está ahí por su carácter, independientemente de los dedos de los siempre bajo sospecha Chaves y Griñan. Por la contundencia de su discurso, siendo éste en ocasiones -como la presente- nulo. Porque lo que ha descolocado a los fagocitadores de exclusivas que se apostan amanecer tras amanecer en la sede de Ferraz ha sido el mutismo de Díaz.

¿Se va a presentar a la Secretaría General? Sigue leyendo

Constitución: ruptura o reforma

En España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

Desde su ausencia institucional en los actos oficiales del Día de la Constitución, Pablo Iglesias ha logrado anotarse un tanto, fijar el actual momento político en parámetros similares a los que establecieron la Transición española de hace 40 años. De nuevo la gran fractura vuelve a estar entre reforma o ruptura. Las huestes de Podemos son claramente partidarias de la ruptura. Liquidar lo hecho en este casi medio siglo. Hacer borrón y cuenta nueva.

¡Cuidado! Dicen sus vecinos de bancada del PSOE. Abrir un proceso constituyente no está en los planes de la Gestora socialista. Tal vez porque, como dijo Mariano Rajoy a su llegada a la Carrera de San Jerónimo, la Constitución es el pacto más importante entre españoles, entre todos los españoles, en los últimos 40 años. Sintonía entre el Presidente del Gobierno y el provisional líder del PSOE, Javier Fernández. Sigue leyendo

Pedro Sánchez, «el campeador»

En España por
Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuenta la leyenda de Mio Cid que, tras media vida de batalla en batalla, Rodrigo Díaz de Vivar fue finalmente herido de muerte en combate y exhaló el último aliento dentro de los muros de Valencia. Cuenta también que, viéndose rodeados de enemigos, los fieles al “sïdi” hicieron correr un rumor entre las huestes enemigas: “El Cid vive”.

Tanto es así que, cuando fue requerido abrir las puertas de la ciudad y romper el cerco al que les tenían sometidos, junto con ellos salió a lomos de Babieca el cadáver del héroe leonés, cuya estampa fue suficiente para mellar la moral de las tropas moras, al verle de nuevo sobre su cabalgadura. Valencia permaneció en manos cristianas durante algunos años más. Sigue leyendo

Ir al inicio